Sename Valparaíso realizó el “IV Encuentro regional de familias adoptivas”

  • El encuentro tuvo como objetivo fortalecer los lazos de las 31 familias que recibieron a una hija o hijo adoptivo el año recién pasado.

 

“Felicidad plena”, “amor a primera vista”, “lo mejor que ha llegado a sus vidas”, fueron algunas de las reflexiones que hicieron las familias adoptivas que participaron junto a sus hijos en el IV Encuentro Regional organizado por el Servicio Nacional de Menores (Sename) de Valparaíso, con la colaboración y auspicio de la Empresa Puerto Valparaíso y el apoyo del colegio CREP de Quilpué.

La jornada, que se realizó durante la tarde del sábado 30 de enero, reunió a 31 familias adoptivas que vieron realizado su anhelo de recibir un hijo o hija en adopción durante el año recién pasado.

Esteban Elórtegui, director regional del Sename, acompañó la actividad y compartió con las felices familias a quienes agradeció la confianza depositada en el Servicio Nacional de Menores, “ahora nosotros regresamos esa confianza para que sean los mejores padres. Gracias por darle la oportunidad a estos niños de vivir en familia”.

Este espacio tuvo como objetivo principal promover y fortalecer los lazos que unen a las familias adoptivas, quienes comparten historias y sentimientos comunes, los que emanan de una misma fuente de origen: el amor hacia un hijo no está determinado por la biología, sino por la capacidad de construir una relación de protección, crianza segura y mutuo afecto entre el niño o niña y sus padres adoptivos.

En el transcurso de esta jornada se realizaron distintas actividades recreativas y de esparcimiento para los niños, mientras sus padres adoptivos tuvieron la oportunidad de conocerse mejor y generar redes de apoyo. Además, el encuentro favoreció el intercambio de experiencias comunes en relación a los procesos de adopción.

El coordinador de la unidad regional de adopción del Sename, Gonzalo Silva, hizo un balance muy positivo del encuentro, señalando que “el hecho de poder ver cómo los niños han crecido y han superado sus dificultades estando en familias adoptivas, resulta muy motivador para nuestro trabajo”.