EPV sobre Terminal 2 y Puerto Barón: “son proyectos que Valparaíso necesita para avanzar”

Un llamado a avanzar en dos proyectos necesarios para reactivar la ciudad como son, a su juicio, Puerto Barón y Terminal 2 –actualmente en trámite medioambiental-, realizó el gerente de asuntos corporativos de Empresa Portuaria Valparaíso (EPV), Cristian Calvetti, quien agregó que “no podemos seguir postergando a los porteños con discusiones extemporáneas”.

Sobre el proyecto de ampliación portuaria, el ejecutivo reiteró que “se trata de una iniciativa urgente y necesaria para Valparaíso y el país. Es lo que el comercio exterior de Chile requiere y lo que los porteños esperan, que es recuperar y reactivar la ciudad de la mano de su principal vocación histórica: ser el puerto principal”.

“El panorama económico y social actual de Valparaíso es negativo. Está sumido en un estado de inmovilidad, con un desempleo del 7%. Por eso la importancia del Terminal 2, que aporta cerca de 3 mil empleos directos, que es lo que más necesitamos en la ciudad, y que además reactiva otros sectores económicos como proyecta el estudio de la UAI sobre Aporte Económico de la Actividad Portuaria, que habla de 2 empleos cada 1.000 toneladas de carga, por lo que si el T2 moverá 10 millones de toneladas, hablamos de 20 mil plazas ligadas al movimiento de carga en el mediano plazo”, explicó el gerente de asuntos corporativos de EPV.

Calvetti insistió en que la comuna requiere urgentemente proyectos que reactiven la ciudad, y que en definitiva apunten a mejorar la calidad de vida de los porteños, como es el caso del proyecto que hoy impulsa el concesionario Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL).  “¿Por qué empeñarnos entonces en afectar estos proyectos? ¿Por qué seguir buscando resquicios que inmovilizan el avance de estas iniciativas?”, inquirió.

En esa línea, señaló que proyectos como el que presentó la Escuela de Arquitectura de la PUCV, encabezada por el académico Boris Ivelic, sólo añaden incertidumbre a un proceso que avanza conforme a la normativa medioambiental y que tiene a la vista voluntariamente las observaciones que aportó el Estudio de Impacto Patrimonial presentado en 2016 por el experto Juan Luis Isaza.

Cabe destacar que TCVAL presentó a fines de agosto de 2016 una solicitud de extensión de plazo al SEA hasta agosto de 2017, con el fin de poder dar respuesta a las consultas de los servicios públicos y representantes de la ciudad en la segunda fase del EIA, lo que se espera haga durante abril.

“El concesionario ha modificado algunos aspectos de su proyecto y ha dado a conocer una serie de medidas de mitigación (plan arqueológico, monitoreo del fondo marino y control de polvo durante construcción); compensación (de carácter arqueológico y urbano); y Voluntarias (vigilancia ambiental; reforestación; capacitaciones; protección patrimonial y otras) que refuerzan su legitimidad en la ciudad”, agregó.

Calvetti asimismo recordó que el proyecto que el Estado decidió impulsar para el Terminal 2 no sólo duplicará la carga que hoy mueve Valparaíso sino que además posibilitará la llegada de más cruceros, potenciando una zona que históricamente ha sido portuaria, respetando las protecciones patrimoniales que tiene la ciudad

“El diseño del Terminal 2 respeta la forma histórica de la ciudad, para lo cual la actividad portuaria siempre ha buscado ganar terreno al mar. En ese contexto hace 100 años se construyó un molo de abrigo para resguardar las naves de los efectos del viento y el oleaje. Por lo tanto el diseño se pensó para aprovechar las últimas aguas abrigadas por ese molo”, finalizó, agregando que un proyecto como el presentado por los académicos de la PUCV –a priori- afectaría estructuralmente el Espigón y paralizaría la atención de la carga fraccionada, en la que trabajan cerca de 3 mil personas.

 

SOBRE BARÓN

Asimismo, respecto del Proyecto Puerto Barón –también mencionado en la propuesta de Ivelic- desde EPV se insistió en la significancia que éste tendrá en la apertura del borde para la ciudadanía, a través de un “distrito costero” que ofrecerá un mix de 8 hectáreas de espacios públicos que hoy no existen en la ciudad y otras 4 dedicadas a diversos servicios culturales, gastronómicos, deportivos y comerciales.

“Es un proyecto que esperamos comience a concretarse a la brevedad, y por el cual la ciudadanía ha esperado largos años, que además de generar empleos (más de 2.500),  abrirá el acceso al borde costero. Puerto Barón, como se ha definido judicialmente y en informes de expertos, es un proyecto que no tiene temas pendientes, que no afecta el patrimonio y que potencia la vocación costera de Valparaíso”, cerró Calvetti.

 

DIÁLOGO

Calvetti recordó que EPV viene impulsando procesos de diálogo a través de varias acciones, pensando en que la ciudadanía porteña también sea parte de la discusión acerca del desarrollo armónico del puerto con la comuna. En esa línea, valoró iniciativas como “Valparaíso Puerto Plus”, instancia de trabajo que se desarrolló entre EPV y cuatro universidades de la zona, entre ellas la propia PUCV, y que permitió abordar conjuntamente problemáticas en la relación de la ciudad con el bordemar del Gran Valparaíso.

En ese contexto, además, destacó otras instancias de conversación como FOLOVAP o como la Mesa RSE, inédita a nivel país entre las concesiones portuarias, que conforma EPV junto a TCVAL y el municipio, y que anualmente apoya diversas iniciativas de desarrollo local, cultura y deporte en consenso con los vecinos.