DECLARACIÓN PÚBLICA

Como Empresa Portuaria Valparaíso entendemos el inmenso valor que la industria de los cruceros significa para la ciudad puerto de Valparaíso, para la región y para el país, y en esa línea hemos promovido durante la última década una serie de políticas e iniciativas que apuntan a potenciar el rol nacional de nuestra comuna como homeport o puerto principal para las líneas de naves de turismo.

Desde esta posición hemos procurado transmitir a todo el sistema portuario la relevancia del papel estratégico que el puerto de Valparaíso desempeña como pilar de esta industria en Chile, y sensibilizar a todos los actores involucrados –entre ellos a nuestros concesionarios- sobre la permanente necesidad de entender y cuidar esta actividad en la que se entrelaza todo el potencial de Valparaíso como ciudad portuaria, turística y patrimonial.

El tema ha adquirido una especial connotación durante este 2017, principalmente a partir de una serie de amenazas y lamentables acciones de fuerza que un acotado grupo de dirigentes portuarios, han concretado en contra de los cruceros y quienes a bordo de ellos visitan Valparaíso, levantando una problemática artificial que nada tiene que ver con el sector. Sus efectos han sido gravísimos: no sólo se alteró la normal atención de naves, en una actividad profundamente sensible; además se quebraron confianzas, se echó por la borda un trabajo conjunto de años y se sembró incertidumbre a una industria que, justamente, necesita certezas.

Tras dos episodios críticos en febrero, y con una Temporada 2016-2017 aún en curso, desplegamos una serie de acciones tendientes a recomponer las confianzas y dar garantías a los operadores de que Valparaíso históricamente ha sido un puerto seguro, que quiere y cuida a los visitantes del mundo que llegan hasta aquí, y que capítulos negros como el recientemente ocurrido no se repetirían.

Pero esta labor requiere el consenso y acuerdo de todos los actores, y en especial de los Terminales en los cuales recalan las naves, entendiendo que la actividad turística puede compatibilizarse con la operación de la carga, la que objetivamente hoy les entrega más réditos. Sin embargo, de parte de nuestro concesionario Terminal Pacífico Sur, el principal actor en la atención de las naves de cruceros, esta voluntad de articular respuestas claras a la industria no ha existido. Sus actuaciones han sido contradictorias, difusas, han anunciado alzas tarifarias, se han opuesto a cualquier esfuerzo por ordenar la actividad, e incluso habiendo sido requeridos por líneas como Holland America o recientemente por la Norwegian Cruise Line no han podido otorgar las mínimas garantías que aseguren que la atención de los cruceros se hará en forma normal. Han incluso promovido que los cruceros puedan ser atendidos en otros puertos de la región.

En este escenario hoy debemos lamentar que la Temporada de Cruceros del Puerto de Valparaíso por primera vez en su historia, llegue a su término en el vecino puerto de San Antonio, una situación que llena de incertidumbre el futuro próximo de la actividad y golpea a nuestra ciudad puerto y al conjunto de actores sociales, portuarios, políticos y económicos que llevamos años promoviéndola y potenciándola.

Debemos reiterar el llamado a entender, valorar y cuidar una actividad que aporta a la economía local, que potencia la vocación portuaria y turística de la comuna, que da empleo, y que pone en positivo a Valparaíso y a Chile en el mapa internacional. Es momento de anteponer el bien de la ciudad por sobre intereses particulares, y recomponer definitivamente el rol del puerto de Valparaíso ante los ojos de una industria que requiere señales fuertes y decididas. Es por eso que como Directorio hemos tomado la decisión de revisar, en forma y fondo, todos los instrumentos normativos y contratos que nos permitan salvaguardar los intereses del Puerto de Valparaíso, en su conjunto, y de la ciudad.

 

DIRECTORIO

EMPRESA PORTUARIA VALPARAÍSO